Por favor espere mientras carga su Bulletin

Panorama En el mundoPuntos de vigilancia veterinaria en las rutas migratorias de los animales en Georgia

En el mundo Publicado en 2019-02-19 13:40:14

Puntos de vigilancia veterinaria en las rutas migratorias de los animales en Georgia

Autores

Lasha Avaliani, Delegado de Georgia ante la OIE; Jefe del Departamento veterinario de la Agencia Nacional Alimenticia del Ministerio de protección medioambiental y de Agricultura de Georgia

Las designaciones y nombres utilizados y la presentación de los datos que figuran en este artículo no constituyen de ningún modo el reflejo de cualquier opinión por parte de la OIE sobre el estatuto legal de los países, territorios, ciudades o zonas ni de sus autoridades, fronteras o limitaciones territoriales.
La responsabilidad de las opiniones profesadas en este artículo incumbe exclusivamente a sus autores. La mención de empresas particulares o de productos manufacturados, sean o no patentados, ni implica de ningún modo que éstos se beneficien del apoyo o de la recomendación de la OIE, en comparación con otros similares que no hayan sido mencionados.

Tamaño de fuente - A A A +

Antecedentes

Georgia se encuentra ubicada en la región transcaucásica, en la que más del 30% de la superficie es montañosa. El sistema de producción ganadera es —casi exclusivamente— extensivo. Por lo general, las explotaciones domésticas cuentan con tres a cinco cabezas de grandes rumiantes o hasta 300 pequeños rumiantes. La mayoría de la población ovina está compuesta de la raza georgiana denominada «tushuri» que se caracteriza por su resistencia a las enfermedades, adaptabilidad a las condiciones montañosas locales y el excelente sabor de su carne. El resto de la población se compone principalmente de «imeruli», otra raza autóctona más pequeña, de carne más magra. La raza «imeruli» aparece en el mito griego del Vellocino de Oro.

En Georgia muchos productores crían grandes cantidades de ganado y emprenden desplazamientos por temporadas de largas distancias para aprovechar de la manera más óptima los pastos. Esta migración es un elemento importante de su cultura tradicional y vida económica. Cerca del 70% de los pequeños rumiantes (es decir 700 000 cabezas) y alrededor de 10% de grandes rumiantes (es decir 100 000 cabezas) migran hacia los pastizales estacionales. Existen dos destinos tradicionales en Georgia: ciertos rebaños o manadas migran hacia los pastizales del verano del Gran Cáucaso al norte mientras que otros lo hacen hacia el Cáucaso Menor al sudoeste (Fig. 1). Las migraciones de primavera inician a mediados de abril y duran hasta mediados de junio mientras que las de otoño comienzan en la segunda mitad de septiembre y culminan a finales de noviembre. Los animales viajan entre 150 a 300 kilómetros a lo largo de estas rutas migratorias durante 10 a 20 días. El promedio de rebaños o manadas es supervisado por cinco o seis pastores.

Fig. 1 – Mapa de las rutas migratorias y ubicación de los puntos de vigilancia veterinaria
Fig. 1 – Mapa de las rutas migratorias y ubicación de los puntos de vigilancia veterinaria

La necesidad de puntos de vigilancia veterinaria

La cría de animales y, en particular, la ganadería ovina se ha intensificado en Georgia en los últimos años debido a un aumento de la capacidad de exportación que ha generado buenos ingresos a los propietarios de animales.

El Gobierno de Georgia apoya el desarrollo del sector ganadero por medio de la vacunación gratuita contra las enfermedades animales transfronterizas de importancia, financiada por el Estado. Las enfermedades endémicas para la región transcaucásica como la fiebre aftosa, la dermatosis nodular contagiosa, la peste de pequeños rumiantes, la viruela ovina y caprina, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, la piroplasmosis, la babesiosis y la theileriosis, entre otras, amenazan el desarrollo del sector de producción animal. Estas enfermedades pueden introducirse o propagarse fácilmente a lo largo de Georgia producto de la migración animal estacional. Para prevenir las enfermedades transmitidas por vectores, los ganaderos solían tratar a sus ovejas en tanques de inmersión caseros pero las prácticas de bioseguridad eran muy pobres. Además, el irrespeto a las instrucciones de los productos contra los ácaros conllevaba a tratamientos inadecuados y contaminación medioambiental (Fig. 2).

Fig. 2 – Tanque de inmersión viejo
Fig. 2 – Tanque de inmersión viejo ©Tea Shvelidze/Agencia Nacional Alimenticia, Georgia

Los controles de los movimientos de los animales, incluyendo las migraciones estacionales, son responsabilidad de los Servicios Veterinarios Nacionales de la Agencia Nacional Alimenticia. Por lo tanto, con el apoyo del presupuesto nacional, el Alliances Caucasus Programme (ALCP) ha desarrollado una serie de puntos de vigilancia veterinaria (PVV) a lo largo de las rutas migratorias de animales. Estos PVV, conocidos como puntos de bioseguridad, fueron posibles gracias al financiamiento de la Agencia suiza para el desarrollo y la cooperación (SDC), e implementados por MercyCorps Georgia.

Objetivos del establecimiento de puntos de vigilancia veterinaria:

  • mejorar las condiciones del bienestar animal a lo largo de las rutas migratorias (suministrando abrevaderos, zonas de descanso para los animales, entre otros),
  • supervisar el estado de salud de los animales durante la migración,
  • sensibilizar a los propietarios de los animales sobre distintos aspectos (sanidad y bienestar animal, identificación-registro de animales, entre otros),
  • tratar a los animales contra los vectores para reducir los efectos negativos de los parásitos externos.

La finalidad primordial es aumentar la productividad del ganado y su potencial de exportación.

La ubicación de estos PVV fue elegida a través de consulta con las partes interesadas relevantes, incluyendo la asociación de pastores de Georgia, los expertos en ganadería y las municipalidades locales. Cinco PVV funcionan actualmente en las rutas migratorias y se pretende instalar un puesto adicional próximamente.

Descripción de los puntos de vigilancia veterinaria

Los PVV son construcciones de concreto protegidas con cercas compuestos de dos zonas separadas, una para los grandes rumiantes y una para los pequeños. Ambas cuentan con recintos de retención de animales, zonas para el tratamiento de animales y de descanso (Fig. 3).

Fig. 3 – Punto de vigilancia veterinaria (Punto de bioseguridad)
Fig. 3 – Punto de vigilancia veterinaria (Punto de bioseguridad)

Los PVV funcionan por estaciones durante el periodo de migración de animales. El tratamiento de los pequeños rumiantes se efectúa sumergiéndolos en tanques en los que pueden nadar libremente y son impregnados con un producto contra los ácaros mientras que los rumiantes más grandes son llevados hacia vías estrechas en las que son roseados (Figs. 4 y 5).

Fig. 4 – Tratamiento de los animales contra los vectores
Figs. 4 y 5 – Tratamiento de los animales contra los vectores ©Tea Shvelidze/Agencia Nacional Alimenticia, Georgia

Fig. 5 – Tratamiento de los animales contra los vectores

Una alianza público-privada

Para los propietarios de animales, el tratamiento de los animales en los PVV es libre de costo y pastorean a sus animales a lo largo del procedimiento, de conformidad con el principio de libre servicio. Un veterinario y un técnico trabajan en turnos diurnos y tienen las siguientes responsabilidades:

  • preparar la solución contra los ácaros
  • supervisar el estado de salud y el bienestar de los animales
  • registrar la información sobre los movimientos animales
  • emitir tarjetas de tratamiento de animales para confirmar tratamientos
  • garantizar la limpieza, desinfección y gestión de desechos
  • suministrar a los propietarios de los animales horquillas de inmersión y demás material necesario
  • enseñar a los propietarios de los animales los tratamientos y las precauciones de seguridad.

Los propietarios de los animales son responsables de:

  • dar información sobre la cantidad exacta de animales,
  • dar información exacta al veterinario sobre el estado de salud de su rebaño o manada,
  • asegurarse de que sus animales son tratados de manera segura respetando los principios básicos de bienestar animal,
  • confirmar que sus animales han recibido tratamiento con su confirmación.

Conservación del medioambiente y eliminación de desechos

Los productos contra los ácaros pueden contaminar los suelos y las aguas subterráneas. Para evitar esto, se presta especial atención a la eliminación de los desechos. Luego de haber utilizado la solución contra los ácaros, esta es vertida en tanques de recolección de fluidos (tanques sépticos) para luego ser bombeada fuera y gestionada por una empresa contratista en pleno cumplimiento de las leyes de conservación medioambientales de Georgia.

Objetivos futuros

Los puntos de vigilancia veterinaria representan una gran oportunidad para aumentar la eficacia de los Servicios Veterinarios del país permitiéndoles realizar inspecciones específicas y controles de riesgo en áreas determinadas de manera rentable.

En el futuro, se planea contar con PVV con funciones adicionales como vacunación, muestreo e identificación animal. Estos PVV también permitirán garantizar que los propietarios de los animales participen en encuestas sobre Conocimiento, Actitud y Práctica (CAP), así como en la vigilancia participativa.

http://dx.doi.org/10.20506/bull.2018.2.2878

Información relacionada al artículo

  • Enlazar el Observatorio de la OIE a la Plataforma de formación de los Servicios Veterinarios de la OIE

    El engranaje de una colaboración operativa fundamental
  • De las normas y directrices de la OIE al establecimiento de la base de datos mundial de la OIE sobre el uso de antimicrobianos: avanzando juntos

  • El Acuerdo MSF de la OMC y su función en la vigilancia del proceso de armonización y el uso de las normas internacionales